Comunicación, Habilidades Sociales

Mejora tu relación con los demás: los mensajes yo.

Dos personas no se entienden

¿Quieres entenderte bien con tu pareja, amigos, familiares o compañeros? Los «mensajes yo» son una gran herramienta para ello (y muy sencilla).

¿Qué son los «mensajes yo»?

Los «mensajes yo” son mensajes en primera persona para comunicar a los demás lo que se piensa, siente o desea. Son especialmente útiles para mostrar opiniones, peticiones o desacuerdos.

«Yo pienso que… / yo siento que… / me gustaría que…» son algunas maneras de formularlos.

  • Con ellos se evita hacer juicios de valor acerca de la otra persona (al hablar desde mí y no de ti).
  • Se eliminan los reproches al no hacer «culpables» a los demás.
  • No generan rechazo y evitan que el otro se ponga “a la defensiva”.
  • En una discusión, ayudan a centrarse en el problema en cuestión y su solución (respetando a las personas).

En consecuencia, fomentan las buenas relaciones con los demás.

Los «mensajes yo» son los más útiles para evitar las típicas discusiones de la convivencia.

Asertividad.

Los «mensajes yo» son un recurso de comunicación que se puede encuadrar dentro de la habilidad social de asertividad.

El estilo asertivo de comunicación se caracteriza por ser claro, firme, directo y no ofensivo. La idea central de la asertividad es mostrar respeto por los derechos, sentimientos y opiniones de los demás al tiempo que se respetan también los propios.

En esta línea se encuentra la utilidad de los «mensajes yo» (frente a los reproches de los «mensajes tú»).

¿Cómo hablar desde los «mensajes yo»?

Para hablar desde los «mensajes yo» he de partir de mi experiencia (lo que siento, pienso o deseo) en lugar de centrarme en lo que hacen o han hecho los demás. Partiendo de esta base, para expresar una opinión, una petición o una queja usando «mensajes yo», se debe formular siguiendo estos pasos:

  1. Describir lo que se quiere transmitir de forma clara y específica. Normalmente, tu experiencia en primera persona, haciendo hincapié en lo que sientes. Ejemplo: «me preocupo cuando…»
  2. Describir los hechos de los que hablas lo más objetivamente posible. Siguiendo el ejemplo: «me preocupo cuando no contestas a mis mensajes del móvil tras regresar a casa muy tarde…»
  3. Explicar cómo te hace sentir eso que comentas. Especialmente las consecuencias que tiene para ti. «Al no responder, pienso que te ha podido pasar algo y me da miedo».
  4. Por último, realizar la petición a la otra persona o proponer una solución. Decirle qué necesitas o qué te gustaría que hiciera. «¿Podrías contestar mis mensajes al llegar? Simplemente con indicar que ya estás en casa es suficiente.»
Diferencia entre mensajes yo y mensajes tú

Diferencia entre «mensajes yo» y «mensajes tú».

Tono.

Desde el respeto y con los «mensajes yo» se puede también hablar con tono firme y seguro. Un «mensaje yo» no implica sumisión. Al contrario, es una manera de mostrar los sentimientos y las necesidades propias con seguridad. Además, al ser comunicados adecuadamente, de manera respetuosa, tienen más probabilidades de ser tenidos en cuenta.

En resumen.

Hoy hemos presentado una sencilla herramienta de gran utilidad para tus relaciones con los demás. Al hablar poniendo el foco en ti evitas los reproches y nadie debe discutirte lo que piensas o sientes. Podrán estar de acuerdo o no, les podrá gustar más o menos, pero si se sienten atacados ya no será provocado directamente por tus palabras. De esta forma, respetas a los demás y te respetas a ti mismo (asertividad).

Trata de entrenarte siguiendo el esquema propuesto y ponlo a prueba cuando tengas ocasión. Conviértelo en hábito y notarás la diferencia.


Recuerda que puedes contar con Psicosocial para resolver tus dudas, para más información sobre psicología o para tener una consulta individual. Escribe en nuestro formulario lo que necesites.

Tanto en la web como en nuestras redes sociales encontrarás más material de interés. ¡Síguenos!

Gracias por tu tiempo y atención.

Related Posts