Productividad

7 reglas para establecer y cumplir objetivos

Calendario de planificación de objetivos

¿Cuántas veces has planteado objetivos o metas en tu vida? ¿Cuántas de esas veces los has conseguido? ¿Qué tal se te dan los “propósitos de año nuevo”?

Si algo distingue a un objetivo de un mero sueño o deseo es que el objetivo ha de ser concreto, específico e ir acompañado de un plan. Del deseo a la realidad no suele pasarse por “arte de magia” y es conveniente ser realistas.

Los objetivos permiten avanzar en la vida y sirven de guía para los propios actos, pero, por lo general, precisan dedicación, tiempo y esfuerzo.

 

A modo de guía, vamos a exponer las siete reglas para establecer objetivos de manera que facilitemos su consecución:

Reglas para establecer objetivos: resumen

  1. Los objetivos deben ser expresados en positivo. ¿Qué es lo que quiero?
  2. Los objetivos han de ser específicos: qué, cuándo y cómo.
  3. Los objetivos han de ser medibles. ¿Cómo saber en qué grado lo he conseguido?
  4. Organizar los recursos para alcanzarlo. ¿De cuáles dispongo?
  5. Actitud proactiva. Tomo las riendas de mis objetivos.
  6. Analizar las consecuencias. Costes, renuncias, aportes.
  7. Elaborar un plan de acción con su correspondiente “timing”.

A continuación, analizamos las reglas una por una.

 

Los objetivos deben ser expresados en positivo. ¿Qué es lo que quiero?

Es común tener más claro “lo que no se quiere”, pero recuerda: “de poco serviría ir al supermercado con una lista de lo que no queremos comprar”.

Es mucho más productivo y útil tener claro lo que queremos, sin distracciones. Por tanto, centra toda tu atención en el objetivo deseado.

Por ejemplo, “quiero bajar de peso”.

Los objetivos han de ser específicos.

Piensa con detenimiento, ¿qué es exactamente lo que quieres? ¿Puedes describirlo con mayor precisión? El objetivo ha de ser lo más concreto posible.

No es lo mismo “querer bajar de peso” que querer bajar tres kilos del peso actual.

Los objetivos han de ser medibles.

¿Cómo saber que se ha logrado el objetivo? ¿Cómo saber que se va por buen camino? Debes plantearte cómo vas a medir tu avance. Para ello es necesario obtener retroalimentación o feedback de tu proceso, poder medirlo de alguna manera.

Siguiendo con el ejemplo, puedes pesarte una vez a la semana y comprobar si tu estrategia está teniendo efecto.

Organizar los recursos.

¿Qué recursos personales, materiales o de cualquier índole, se necesitan para alcanzar el objetivo? Haz un análisis de lo que necesitarás. ¿Dispones ya de ellos? ¿Necesitas alguno más? Plantéate dónde o cómo los conseguirás.

Para bajar de peso, ¿qué necesito? ¿Una pesa? ¿Ir al gimnasio? ¿Acudir a un nutricionista?

Actitud proactiva.

Lo que los psicólogos llamamos actitud proactiva no es más que responsabilizarse, de manera que la persona trabaja en hacer que las cosas sucedan en lugar de esperar de forma pasiva. El principal interesado/a en hacer cumplir el objetivo debes ser tú mismo/a.

¿Qué harás? Busca y planifica acciones y ponte manos a la obra.

Por ejemplo, me apunto al gimnasio y programo una cita con un nutricionista que me va a preparar una dieta personalizada.

Analizar las consecuencias.

Toda acción tiene consecuencias, ¿cuáles serán las que provoque tu objetivo? Pueden ser deseables, indeseables o “neutras”.

¿Cuáles son las implicaciones que tiene para mí? ¿Y para las personas que me rodean? ¿Cuál es el coste? ¿Y el beneficio? ¿Tendré que renunciar a algo? ¿Cómo me sentiré si lo consigo? Son algunas de las preguntas que tendremos que hacernos.

Siguiendo con el ejemplo: si quiero bajar de peso tendré que salir menos a comer fuera, o cambiar el tipo de menú que pido. Además, tendré que comprar comida más sana y gastar dinero en el gimnasio y el nutricionista. Si lo consigo, me veré y sentiré mucho mejor.

Elaborar un plan de acción.

Sin plan no hay mucha probabilidad de éxito. Las pautas que hemos descrito ayudan a prepararlo. Tu plan será tu mapa.

Un objetivo, sobre todo si es a largo plazo, puede parecer intimidador. Consejos:

  • Divide el camino en pequeños pasos, metas más cortas. Te ayudará a no desviarte de tu camino y a corregir errores. Además, tiene un papel muy importante en la motivación.
  • Añade también un calendario concreto que distribuya las tareas de modo realista.

En definitiva.

Cumpliendo estos pasos, con ganas, pondrás todo lo que está en tu mano para conseguir lo que quieres. Recuerda que siempre hay un margen a los factores externos que no podemos controlar. Pero eso forma parte de la vida.

Y tú, ¿qué vas a hacer hoy por tus objetivos?


Recuerda que puedes contactar con Psicosocial para lo que necesites.

Tanto en la web como en las redes sociales encontrarás más material de interés.

Gracias por tu tiempo y atención.

Related Posts